PREDATOR

Título original: The Predator
Año: 2018
Duración: 101 min.
País: Estados Unidos 
Dirección: Shane Black
Guion: Shane Black, Fred Dekker 
Reparto: Boyd Holbrook, Olivia Munn, Trevante Rhodes, Sterling K. Brown, Jacob Tremblay, Jake Busey, Yvonne Strahovski, Thomas Jane, Keegan-Michael Key, Kyle Strauts, Alfie Allen, Niall Matter, Paul Lazenby, Crystal Mudry, 

Lo primero que tengo que decir es que nunca he sido un seguidor del “universo” predator, de la que solo me gusto la ya mítica primera entrega, y un poco la segunda, y he tomado con total indiferencia los crossovers y demás entregas, así como los cómics, pero cuando vi que se hacia una actualización que convinaria la acción con un toque de humor llamo mi interés, ¿habrá conseguido cambiar mi opinión sobre la saga?

La película nos cuenta como un grupo de mercenarios en misión en la selva de ¿colombia? son atacados por un predator, uno de ellos consigue reducirlo y quitarle su casco y otros objetos, que envía a un niño. Los mercenarios y el extraterrestre son capturados por el ejercito y llevados a una base secreta. Como no, ambos tardaran poco en escaparse, y tendrán el mismo objetivo, encontrar los objetos enviados al niño, búsqueda a la que se sumara el ejercito.

Asi parece un buen planteamiento, y lo es, , pero el desarrollo es un autentico despropósito. La acción es torpe, con una narración sin sentido, ya que hay personajes que llegan a sitios o situaciones por generación espontanea, sin ningún tipo de lógica ni continuidad, dando la sensación que en el montaje se han cortado las escenas en las que se explicaba, o quizá porque es así de mala directamente. El guión es sencillo, pero aún así lleno de incoherencias y agujeros, y cuenta con el autista mas hablador y simpático de la historia. Eso si, intenta añadir alguna variación y sorpresa, y una de ellas es lo más destacable de la película y otra supuesta idea brillante, es incorporar perros Preators con rastas, que resulta altamente ridículo. Así que en la primer parte de la equación, la de acción es un rotundo suspenso. Y la segunda la del supuesto humor es de vergüenza ajena, chistes infantiloides, sin ninguna gracia, como muestra un botón , en relación a los perros con rastas “son Woppie Wolberg alienigenas”.

Pues visto el resultado, mi interés por esta saga seguirá siendo nulo, y esperemos que el de los productores para volver a intentarlo también.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s